Sobre el vacío que nos llena

Esta semana terminé de leer “El Problema de los Tres Cuerpos” de Cixin Liu. Un libro maravilloso que despertó muchas cosas en mi y me hizo pensar en los más diversos asuntos — como cualquier otro libro, no? — pero lo que disparó este texto es principalmente un hecho puntal de la historia.


A partir de acá el texto contiene spoilers del libro y si no lo leyeron — y no quieren que les arruine una parte del mismo — pueden guardar este texto para leerlo después de haber terminado ese fascinante primer tomo de la trilogia El recuerdo del pasado de la Tierra.

La existencia de la mayoría de la gente no es más que un cúmulo de felices casualidades
— frase extraida del libro El Problema de los Tres Cuerpos

En la historia, llega un punto en que científicos comienzan a suicidarse. Y el por qué de estas muertes — al principio — me pareció un poco absurdo; los investigadores se suicidaban porque descubrieron que las leyes de la física no existían. Me llevó unos segundos entender por qué esto, en verdad, si tenía mucho sentido. Sin eso, nada tenía sustento para su mundo — y en realidad, para todos nosotros también — sin eso se desmoronaba todo su sistema de valores. Toda la ciencia y las prediciones de futuro se vuelven imposibles.

Además de despertar en mi ese miedo de un mundo — más — impredecible en el que todo pueda pasar sin tener la más minima idea o predicción alguna, poner fin a todas las ambiciones de seguir avanzando como raza humana y detener el progreso científico-tecnológico. Pensé en mi propia vida y en los vacíos que me acompañan y me acompañarán mi vida entera.


Con qué voy a llenar el vacío? es la pregunta que hago — internamente — cada mañana. La respuesta es mi fuerza para salir de la cama y hacer todo lo que se supone que tengo que hacer.

Con vacío me refiero a esa sensación casi melancólica, esa presión en el pecho que siento — a veces — cuando estoy en la cama, con la luz apagada y los ojos cerrados escuchando mi respiración. Esa sensación de sentir que falta algo, que necesitamos algo más. Tal vez es ese espacio en blanco que existe entre saber que la vida no tiene un sentido y que nuestro sentido de la vida todavía no está construído.

Un animal prodigioso
con la delirante obsesión de querer perdurar
No dejaremos huella,
sólo polvo de estrellas.
— Jorge Drexler — Polvo de estrellas

Intento no entrar — hoy — en el tema del ateísmo y en el vacío que nos deja la ausencia de Dios en nuestra vida pero es inevitable ya que tiene relación directa con nuestra forma de abordar nuestra existencia. Pero — en este momento — intentaré focarme en nuestra vida terrenal y en actitudes más cotidianas.

La ley de conservación de la materia nos dice que nada se crea ni se destruye. Todo se transforma y en eso está basada — hoy — mi filosofía de vida. En aprovechar todo lo que tengo a mi alcance, aceptar lo que no puedo modificar y en proyectar los cambios que quiero, o necesito en los recursos que tengo o puedo obtener.

Talvez nuestro mayor recurso sea la libertad de elegir y el secreto para sentirnos llenos esté en tomar las decisiones de la mejor manera posible y — también — en no arrepentirnos de las que ya tomamos anteriormente. Para ello, debemos tomar las decisiones en nuestro momento optimo, estando en nuestro punto de equilibro propio.

Cada dia intento ir conociendome, descubriéndo y formándome y — gracias a esto — puedo tener una noción de donde está mi equilibro. Cual es mi nivel de ansiedad minimo, el suficiente; cuán aburrido tengo que sentirme para estar motivado, cuál es mi límite máximo de aburrimiento. Por otro lado, donde está mi cantidad — se puede ser cuantificado — de exitación minima necesaria y hasta donde la puedo soportar en el otro lado. El cuarto polo — y no menos importante — de estas coordenadas es la relajación que — al igual de los otros — tiene un punto en el cual nos sentimos cómodos.

Ninguna decisión se toma sin emociones
— Federico Fros Campelo — en TEDxUBA 2013

Tomando en cuenta estos cuatro polos tenemos que ubicarnos en nuestra posición. Aquella posición que es nuestra, en la que nos sentimos bien. En la que nos sentimos nosotros mismos. En las que nos sentimos llenos!

Puede parecer que esto no tiene relación con el tema principal pero — inevitablemente — está vinculado. Porque sentirnos bien nos permite pensar bien. Sentirnos bien nos permite hacer las cosas que nos gustan, disfrutar de las personas por las que tenemos afectos e viceversa.

Yo se que siempre hay salida
Pero saber que todo ira mejor
No quita que me sienta echo una porquería
— El Chojin — Rie cuando puedas, llora cuando lo necesites

Estar lejos de este punto de equilibro nos hace sentir mal. Y es inevitable sentirse mal a veces pero el vacío se genera cuando estamos muy lejos y cuando no vemos un camino posible para ir hasta él.

Por contraste, llenar el vacío es ir a nuestro punto. Para esto es preciso— en primer lugar — encontrarlo y esta es una tarea muy dificil ya que probablemente nunca nos detenemos a pensarlo y — si intentamos hacerlo — no sabemos por donde empezar.

El primer paso para empezar es volver al punto cero y olvidarnos de las ideas impuestas — aunque podamos volver a ellas después — por la sociedad, nuestra familia, cultura y todos los otros actores que puedan estar involucrados en formar nuestras ideas. Dónde queremos estar? Qué queremos ser? A dónde queremos ir? Qué es lo que nos hace feliz? Qué es lo que nos hace triste?

El simple hecho de responder estas preguntas ya nos hace sentir mucho mejor. Mucho más livianos y tranquilos.

Cuando llegamos a la edad adulta — em general — empezamos a correr atrás de nuestro padrón de éxito pre-establecido. Una mejoría de calidad de vida y económica constante. Este objetivo es poco sustentable pero es relativamente facil de abordar — o es lo que creemos — y lo hacemos estudiando, trabajando en un lugar que no nos gusta cobrando menos de lo que creemos merecer pero pensando que mañana llegaremos a ese otro trabajo mejor y con un salario mayor.

Y aunque no haya una razón,
todos a sus puestos,
la vida puede que no
se ponga mucho mejor que esto
— Jorge Drexler —  Todos a Sus Puestos

Por qué esto no es sustentable? porque cuando aumentamos nuestros salários aumentamos nuestros gastos en un círculo vicioso que no nos lleva al progreso! Cuando nos mudamos de un apartamento de 40m² a uno de 45m² tenemos 5m² más que — probablemente — no necesitabamos y que ahora necesitamos llenar con alguna cosa. Necesitamos comprar algo nuevo.

Nuestra cabeza funciona igual, por eso no nos permitimos pensar sobre cuestiones tan básicas y fudamentales; la llenamos de cosas para mantenernos ocupados como forma de llenar este vacío. El problema con esto es que es sumamente desgastante y llegado un punto notaremos que no estamos llegando a ningún lugar y entraremos en crisis.

Liberar nuestro tiempo, nuestra cabeza de todas las cosas que sobran nos llevaría a un aburrimiento que nos llevaría a un vacío mayor. Lo que necesitamos hacer es usar ese tiempo, usar nuestro cuerpo, nuestro espacio y nuestra cabeza y no simplemente gastarlos.

Merece la pena hacer lo que se supone
Que debes más veces de lo que realmente quieres?
Porque termine haciendo lo que todos hacen?
Si se supone que siempre me sentí diferente
— El Chojin — Rie cuando puedas, llora cuando lo necesites

Cómo usamos nuestro tiempo? esta es la respuesta más personal y — deberia — ser la más importante de todas. Deberiamos utilizarlo para acercarnos a nuestro punto de equilibro. Yo lo encuentro en la lectura, en la escritura, en los momentos que vivo con mi esposa, en las películas, las series, los deportes, los videojuegos. Pero también está en estudiar, en mi trabajo, en la programación y el desarrollo de software.

Cómo usamos nuestro tiempo? esta es la respuesta más personal y — deberia — ser la más importante de todas. Deberiamos utilizarlo para acercarnos a nuestro punto de equilibro. Yo lo encuentro en la lectura, en la escritura, en los momentos que vivo con mi esposa, en las películas, las series, los deportes, los videojuegos. Pero también está en estudiar, en mi trabajo, en la programación y el desarrollo de software.


Hasta ahora, creo que es imposible estar siempre haciendo esto que queremos hacer y usar nuestros recursos de la forma que queremos pero es cierto que siempre — por lo menos nosotros que tuvimos la suerte de nacer en un país con suficiente paz y en una condición económica suficientemente buena — tenemos la libertad de elegir y debemos aprovecharla más.

Si todo el mundo está apurado por llegar a alguna parte (…)
yo llegué,
no hay nada
— Adrian Paenza

Si nuestro dia tiene 24 horas, dormimos 8, trabajamos otras 8 y gastamos otras 2 en el tránsito — suponiendo que todo esto lo hacemos obligatóriamente — todavía tenemos algunas horas libres en las que podemos decidir qué hacer y aprovechar estas experiencias al máximo para poder estar mejor.

Deveriamos desviar nuestros recursos de cosas que nos son completamente ajenas y focarlos en lo que realmente podamos influir.

Solamente encontrando este punto de equilibro y llegando a él aunque sea sólo por momentos podremos encontrar nuestros sueños y objetivos. A partir de ahi llega la segunda parte que consiste en arremangarse y trabajar para cumplirlo aprovechando todo el camino hasta allá ya que — spoiler — nunca llegaremos ahi.

Los sueños y los objetivos son la fuerza motora que nos lleva a llenar este vacío.

Ya esta en el aire girando mi moneda
Y que sea lo que
Sea
— Jorge Drexler — Sea

Sobre el vacío que genera la cuestión del libre alberdío hablaré en algún próximo artículo.

mayo 4, 2017 5:02 pm
Retrato de Facundo Leites em tons de cinza

Soy Programador web, nacido en la ciudad de Posadas y co-fundador del proyecto de viajes y origami Tsuru No Mundo

Viviendo —actualmente— en Curitiba.

Hay muchas más información sobre mi Aqui!


Idioma


Entre en contacto

Escribíme —por qualquier motivo— por email a: hola@facundoleites.com.

Estoy en muchas redes sociales. Encontrame!

Post recientes